¿Crees que tienes alguna adicción?

Volver arriba
Asociación declarada de Utilidad Pública.

youtube alucod colabora con alucod

Cannabis

No es un juego, es una droga

Cannabis

El cannabis, llamado así por el nombre de la planta de la que se extrae (cannabis sativa), tiene nombres distintos según la parte de la planta que se utilice. De la resina se extrae el hachís (también llamado chocolate o piedra); de sus hojas, tallos y flores se elabora la marihuana (comúnmente llamada maría).

Aspecto

Bolas o planchas. Como barro prensado de color marrón oscuro (chocolate). Hojas secas.

Forma de Administración

Mezclado con tabaco (porros, petas, canutos). A veces se come

Efectos

Sus efectos sobre el cerebro son debidos principalmente a uno de sus principios activos, el Tetrahidrocannabinol o THC, que se encuentra en diferentes proporciones según el preparado utilizado.
Inmediatamente tras el consumo se produce lo que habitualmente se conoce como borrachera cannábica, que cursa con sequedad de boca, enrojecimiento ocular, taquicardia, desinhibición, descoordinación de movimientos, risa incontrolada, percepción distorsionada, somnolencia, alteración de la memoria, de la atención y de la concentración. Después de 4 horas aproximadamente aparece un estado de abatimiento y somnolencia, comúnmente denominado “bajón” que puede ir precedido de repentino apetito.

La interrupción del consumo continuado del cannabis provoca un síndrome de abstinencia caracterizado por ansiedad, tensión, desazón, alteraciones del sueño y del apetito.
Riesgos

El cannabis es la droga ilegal más usada y la que más tempranamente se empieza a consumir. El consumo del cannabis facilita la escalada para el abuso de otras drogas como la heroína o la cocaína. En este proceso de escalada también intervienen otros factores como la personalidad, el estilo de vida y distintos factores ambientales.

El consumo del cannabis produce efectos nocivos y crónicos sobre la salud, incrementando la posibilidad a padecer enfermedades infecciosas, cáncer, VIH y trastornos mentales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el cannabis incide negativamente en la salud mental induciendo psicosis, síndrome amotivacional (estado de pasividad, apatía, conformismo, aislamiento, introversión, pérdida de los ideales y de las ambiciones personales, falta de emoción o interés en las cosas, indiferencia por lo que ocurre en su derredor, desgana y falta de cuidado en su arreglo personal, así como disminución de funciones cognoscitivas como la concentración, la atención, la memoria, la capacidad de cálculo y el juicio autocrítico), trastornos amnésicos y trastornos emocionales y de personalidad. Asimismo, produce obstrucción respiratoria, metaplasia escamosa y cáncer de boca, lengua y pulmón, altera permanentemente la memoria, la capacidad de aprendizaje y el rendimiento psicomotor, produce fetotoxicidad (altera el desarrollo fetal) y trastornos del ritmo cardíaco.
Tratamiento Terapéutico

El tratamiento para la dependencia a cannabis debe incluir una valoración inicial tanto del consumo como de posible trastorno o enfermedad mental (patología dual), para determinar las actuaciones terapéuticas oportunas.

Normalmente la dependencia se tratará de forma ambulatoria aunque, en algunos casos graves o de policonsumo, se planteará el internamiento en centro residencial que permita realizar desintoxicación y deshabituación.
El abordaje debe ser multidisciplinar, es decir, debe contemplar distintas intervenciones que garanticen la recuperación bio-psico-social de la persona.

Alucod tiene un tratamiento para ayudar a combatir esta adicción